Eirian Kirpatrick ID

 ::  :: Humanos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Eirian Kirpatrick ID

Mensaje por Eirian Kirpatrick el Lun 15 Jun - 11:49

Nombre completo: Eirian Kirpatrick
Edad: 19 años
Raza: Humano
Facción: Humanista
Residencia: Alda
Ocupación: Nada
Descripción psicológica
Eirian es el prototipo de niño rico. Es un chico arrogante, egocéntrico y tremendamente caprichoso. Un niñato consentido y materialista que actúa como si fuera el centro del mundo. Es temperamental e inestable así que cuando se enfada puede causar verdaderos destrozos y ser bastante problemático. También es un mentiroso y un teatrero cuando le conviene. Suele actuar como el lobo con piel de cordero, permitiendo que cierta gente piense que no es más que un crío patético y debilucho que no haría daño a una mosca para, así, cogerlos con la guardia baja si se da el caso. Es rencoroso y vengativo, no se le da bien perdonar y olvidar, es la clase de persona que se toma la justicia por su mano.
Aún así, no es totalmente malo. Tiene un lado generoso al que le gusta ayudar a la gente, o al menos a la gente que le produce simpatía. Por eso, si alguien le pide ayuda y este le causa una buena impresión en algún sentido, normalmente lo ayudará en lo que pueda, incluso si al principio se muestra arrogante e irónico o se burla de su problema.
Nunca ha conocido lo que es una familia estable ni ha tenido amigos verdaderos más allá de compañeros de fiesta y gente que se acercaba a él por su dinero y cuya compañía aprovechaba para entretenerse, así que nunca le ha preocupado perder a nadie. Por eso, nunca se ha molestado en aprender a tratar correctamente a la gente. Solo le importó una persona en su vida, su hermano mayor, y a él ya lo perdió intentando ayudarlo. No es un chico con muchos escrúpulos, aún no ha conseguido entender por qué su hermano se comportó así con él después de lo que hizo. Es la clase de persona que haría cualquier cosa por proteger lo que le importa. 
Historia
Spoiler:
Nací en una de las familias más ricas del país cinco años después que mi hermano Morgan. Mi padre era el dueño de una empresa muy importante y mi madre una cirujana plástica bastante reconocida. Por eso, todo el mundo pensaba que mi hermano y yo éramos muy afortunados. Habíamos nacido entre las sábanas de la seda más fina, íbamos al mejor colegio y teníamos todo lo que el dinero de nuestros padres podía comprar, que era mucho más de lo que la mayoría podría permitirse en sus mejores sueños. Sin embargo, lo que se muestra de puertas para afuera nunca es la realidad, sobre todo en una familia de cierta posición que necesita a toda costa mantener las apariencias.
Para el mundo, nosotros éramos los hermanos Kirpatrick, los niños mimados de Maël y Brenda, los primeros de la clase, los más talentosos y responsables en todas las actividades extraescolares. Pero dentro de casa solo éramos los criajos inútiles que se metían en líos y estorbaban a nuestros padres, las molestias que les costaban un dinero que podrían haberse gastado en algo mejor. A Morgan lo concibieron para mantener la apariencia de familia feliz y estable. A mí, por accidente. Nunca nos quisieron, a ninguno, y yo tampoco a ellos. Aprovechaban la mínima oportunidad para castigarnos, encerrarnos, pegarnos e insultarnos. Desahogarse con nosotros era su forma de compensar todo lo que les habíamos hecho perder.
Morgan me cuidaba cuanto podía, pero él sentía adoración por mis padres, al contrario que yo. Él siempre luchaba por obtener su aprobación, porque estuvieran orgullosos de él. Yo me esforzaba porque sabía que si no lo hacía me castigarían, mi hermano me protegería y todo su esfuerzo hubiera sido en vano. Sin embargo nunca importó cuanto nos esforzáramos, siempre encontraban un motivo y, si no, se lo inventaban.
Mi vida fue así hasta los trece años. Fue entonces cuando me harté. Morgan acababa de cumplir dieciocho, era mayor de edad, podía independizarse y librarse de ellos y yo sabía que lo estaba deseando, pero también sabía que no lo haría si eso conllevaba dejarme solo con ellos. No quería que tuviera que aguantar cinco años más por mi culpa, me había protegido toda la vida así que me di cuenta de que era hora de que yo hiciera lo propio. Pero, al parecer, nunca he sido muy consciente de los límites del bien y el mal, o eso dicen. Siempre me han gustado las plantas. Cuando las conoces, puedes hacer casi cualquier cosa con ellas. Yo hice veneno, y se lo metí a mis padres en la comida.
 
Morgan se pasó días llorando, y más días aún deprimido. Yo no entendía por qué, nunca he comprendido como podía querer tanto a unas personas a las que no le importaba, que nunca lo habían tratado bien. Como era mayor de edad pidió mi custodia y yo no me atreví a decirle lo que había hecho hasta un año después. Él estaba mucho mejor, estaba seguro de que lo entendería pero no fue así. Recuerdo su mirada horrorizada, recuerdo los insultos y la palabra “monstruo” salir incontables veces de sus labios. Recuerdo que me preguntó cómo había podido hacerlo y yo me pregunté por qué no lo había hecho él, y luego me dijo que no quería volver a saber nada de mí. Salió por la puerta y no volví a verlo. Él era la persona más importante de mi vida, era mi hermano, mi único amigo, la única persona que había estado siempre conmigo, y me había dado la espalda. Al final, los había escogido a ellos. Nunca me había sentido tan traicionado.
 
Yo solo tenía catorce años así que los servicios sociales me enviaron a vivir con mi tía, una mujer frívola y horrible, pero que al menos no me levantaba la voz ni la mano. Para ella siempre fui un incordio, pero ella es demasiado elegante y correcta como para hacer algo al respecto. Nos limitamos a convivir y soportarnos como podemos. Ella me compra todo lo que quiero a cambio de que yo no le de demasiados problemas.
Busqué a Morgan muchas veces, durante los primeros años, pero acabé por rendirme y aceptar que nunca lo encontraré si él no quiere ser encontrado.
Y aquí acabé, viviendo en la mansión de mi tía, la mujer más frívola del mundo, aguantando como puedo, sin un rumbo fijo ni un camino claro, sin tener ni idea de cómo llevar mi vida o hacia dónde dirigirla.

Datos extras:
- Le encanta la herbología. Todo lo relacionado con las plantas le fascina y conoce las propiedades de prácticamente todas las de la zona.
- A veces se escapa a los bosques de Abarta para buscar especies de plantas que no haya en Alda.
- No cree en la medicina moderna, considera que todos esos químicos no pueden ser buenos para el cuerpo. Prefiere sus remedios naturales. Por eso se niega a ir al médico a menos que sea un caso de vida o muerte.
- Por eso, siempre se ha negado a fumar y a tomar cualquier droga artificial. Sin embargo, si que bebe, aunque solo de vez en cuando.

Imagen:
Spoiler:

Volver arriba Ir abajo

Re: Eirian Kirpatrick ID

Mensaje por Borko el Lun 15 Jun - 12:28

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Toxic Ages ::  :: Humanos

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.