BJÖRN DIETRICH || ID

 ::  :: Vampiros

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

BJÖRN DIETRICH || ID

Mensaje por Björn Dietrich el Sáb 6 Jun - 11:52

Björn Dietrich

724 años || Aparenta 24

Vampiro

Neutral

Belos

Artista del Tatuaje
D. Psicologica
Sangre, sangre, sangre; matar, matar, matar; tortura, tortura, tortura; hombres. No creo que haya otras cosas en la cabeza de este psicópata, su humor es más negro que el carbón, el estereotipo ideal del sadismo, orgulloso ninfómano y con una irrefrenable necesidad de matar personas. Si está enfadado sólo desgarrará al primero que se cruce en su camino, tiene un horrible temperamento, es violento y maleducado, le encanta estar rodeado de mujeres así que frecuenta varios lugares de Túnez donde ya es un cliente habitual.

No es demasiado inteligente, odia que le den órdenes y actúa de manera espontánea y violenta, por lo que casi siempre es asignado en las grandes batallas, donde sólo debe masacrar al enemigo. El problema es que es demasiado fanático de las torturas y a veces se retrasa en medio de una batalla. Le gusta tomar sujetos vivos para hacerles gritar en privado, cosas como rallarles los dedos al igual que el queso, cortarlos, arrancar ojos, abrir en canal con una percha desde el ombligo hacia arriba… Hay que tener un buen estómago para hacer algo así. Sus conocimientos de medicina los usa únicamente para poder abrirles correctamente sin matarles y así, hacerles sufrir más tiempo.

Es callado, no suele mencionar palabra a menos que lo vea necesario, pero esto es porque a menudo trata de recordar, en vano, su vida antes de que perdiera la memoria. Normalmente tranquilo, aunque en ocasiones las acciones de los demás le saquen una sonrisa despectiva que le hace sentir como si fuese superior. No en vano, para él ser Ghoul es una bendición, y no una maldición, y él mismo se autodenomina como ser perfecto que no necesita depender de los demás. Su mirada SIEMPRE es despectiva, los mira a todos por encima del hombro, excepto a los que son iguales que él. Es de lengua afilada y sarcástica, y no le importa si hace daño a alguien con sus palabras, pues de esa manera muchas veces aleja así a los que lo molestan, además de que le gusta observar sus reacciones. No le interesan las opiniones ajenas (mucho menos si esas opiniones van sobre él). De hecho, en muchas ocasiones, si alguien le cuenta algo poco relevante, pasará a su lado sin mediar palabra alguna.

Tiene un lado nostálgico, aunque no sabe qué cosa lo provoca. Se queda mirando muchas veces a la lejanía, con cierto brillo de dolor y amargura en los ojos, y a veces este lado puede estar acompañado por alguna canción cuando está a solas. Pero esto nunca lo reconocerá, porque para él supone una debilidad que los demás no pueden saber.

No suele juntarse con humanos voluntariamente, y si lo hace, pocas veces será con buenas intenciones. Como intentar aparentar ser una persona completamente diferente para ganarse la confianza de los demás... y apuñalarles después por la espalda.

A la hora de pelear es despiadado y cruel, apreciándose en sus ojos un brillo salvaje e inhumano que lo hacen ver casi como un animal depredador. Se guía básicamente por su instinto, y en ocasiones casi parece comportarse como un animal a la hora de localizarse o perseguir a lo que él denominaría "caza". Cuando tiene que idear planes o analizar cosas, se vuelve más frío, tratando de buscar la manera de conseguir lo que quiere, aunque él en realidad es pasional y fácil de turbar diciendo incorrectas palabras sobre temas delicados.

No cree en el amor, para él es simplemente una ilusión que siempre termina acabándose. Los sentimientos para él son algo sin importancia, o al menos eso pretende aparentar, porque en realidad él solo trata de buscarle un sentido a su vida, porque, las personas que tienen a alguien a quien amar le da algo de repelús, pero porque posiblemente les tiene envidia. Aunque esto nunca lo mostrará en público, porque tampoco le interesa que su aspecto intimidante y feroz en ocasiones se evapore y que así los demás pierdan "respeto" o "miedo" hacia él.

Es muy rencoroso, y siempre paga sus deudas, de una manera o de otra, porque, aunque no le gustan los motivos desinteresados de la gente, siente que debe hacerlo. Pero siempre intentará devolver las deudas de la manera menos costosa y más favorable para él, así que muchas veces trata de encontrar un vacío legal a las cosas.

Sigue odiando a los humanos, por el simple hecho de que son "inferiores" a él, y egoístas. También continúa siendo claustrofóbico, pero ahora en menor medida, al no recordar la fuente de ese miedo (el orfanato).

A pesar de todo, también conserva un lado un tanto “infantil”, cuando hay cualquier tipo de dulce cerca de él. Cuando lo vea, huela, o sienta, Björn dejará lo que estará haciendo para ir directo a por ello, casi con desesperación. Es capaz hasta de comportarse como un niño si no lo consigue.
Extra Data
→ Debido a la vida de desenfreno que lleva, es bastante propenso a ponerse enfermo.
→ Ni de coña va a estar en algo así como una relación, sólo vive la vida, yendo de flor en flor y repitiendo con los que quiera.
→ Sus amigos son los compañeros con los que va a beber pero no es como si les apreciase, a más de uno lo ha abierto en canal. Si está con ellos es debido a que los considera una compañía entretenida que le distraiga por un rato.

Gustos

* Dulces (Chocolate, tartas de fresa y piruletas).
* Caminar sumido en sus pensamientos
* Cantar, aunque no lo suele hacer en público. Su voz (?).
* La música (sabe tocar el piano y la guitarra).
* El viento.
* La cultura celta.

Disgustos

* Los humanos.
* Ir a la universidad.
* Los sitios cerrados; es claustrofóbico y no puede estar en un sitio cerrado por más de 24 horas.
* La soledad, aunque al no fiarse de nadie está obligado a caminar solo.
* Su padre.
* Los días calurosos.
A C C E S O
C O N F I R M A D O
rose

Historia:

Björn, el gemelo mayor de un embarazo no estipulado, de una concepción que no debió efectuarse ¿Quién es su padre? No es más que una pregunta sin respuesta, una figura inexistente que se mantuvo —y se mantiene— en la incertidumbre, una que no espera ser revelada. Porque simplemente no vale la pena. No cuando ni su madre puede dar algún tipo de explicación, una mujer desequilibrada, agobiada por la esquizofrenia, confinada a un centro psiquiátrico desde muy corta edad. Una mujer que fue sujeto de prueba, sometida a pruebas inhumanas, aprovechados de su estado tan susceptible.

Fue para mediados del invierno cuando los doctores se dieron cuenta, o al menos lograron confirmar, el estado de la mujer. Un embarazo que no tuvo alguna explicación, al menos no una dada medicamente, no una expresada sobre un reporte. Quedo como un misterio, una nota aparte que no merecía ser relatada. Porque ninguno de ellos aceptaría o admitiría ser progenitor de esos niños. Sí, niños. Fueron gemelos, dos niños varones nacidos de una mujer enferma, que a duras penas podía reconocer su estado. Y debieron dejarlos ir, entregarlos a un orfanato para poder ser criados en un ambiente más adecuado pero ¿Por qué harían tal cosa? Dos niños, transformados con la sangre de un Vampiro —vaya la sorpresa—, niños puestos a su disposición para su placer, para su juego.

No hubieron reportes, no existieron notas de esos niños. No fueron más que rumores, cuentos llevados por el eco de los pasillos.

[—]

—Escucha, el infierno que nos rodea—

Palabras grabadas en la mente de un niño confinado a una cárcel, al encierro para diversión de hombres con mayores privilegios. Fueron dos, tres, cuatro, varios años los que mantuvieron a los gemelos en confinamiento, para exámenes y pruebas, saciando su propia curiosidad. Niños nunca declarados, seres que nunca existieron. Permanecían gran parte del día en la misma habitación que su madre, único privilegio entregado a tan dañada mujer; bajo su cuidado, bajo su custodia. Hasta que prontamente eran buscados para más pruebas.

Björn, desde tan corta edad, presento un singular trastorno psicológico. No el de su madre, no era esquizofrenia. Era sano, un niño lucido, un muchacho inteligente que al paso de los años comprendía con mayor facilidad muchos de los conceptos escuchados. Apático, cruel; en más de una ocasión, muchas, seguidas, había saltado sobre alguno de los médicos. No era sed, era alimentado periódicamente; era el deseo, era el ímpetu, la adrenalina recorrer su sistema al escucharle.

Al escuchar las suplicas de auxilio de aquel que caía bajo su control.

Muchas veces, casi difíciles de contar, tuvo que ser confinado, encerrado y maniatado para poder ser controlado, para poder medirlo. En muchas ocasiones se le intento instruir, enseñarle aquello que debía o no hacer, educarlo, poder revertir aquella actitud natural; sin progresos, sin resultados.

Era un ser que nació siendo lo que fue; un ser que se quebró, hundiéndose en la oscuridad, por el lugar donde estaba creciendo.

[—]

A una edad aproximada de sus 24 años, su madre murió. La causa quedo inconcluso, sin motivos, sin explicación. Simplemente pereció, con la vista perdida en el vacío, sin respiración, sin pulso; muerta en todos los sentidos. Un cuerpo inerte que, a vista de ambos hermanos, no era más que basura que debían descartar. Ya no era su madre, no era la mujer que les dio vida; era un cuerpo pútrido, basura que agobiaba sus sentidos.

Fue poco después, tal vez unas pocas semanas después, lograron escapar; dejando un mar de destrucción a su paso. Ideas de Niklaus, un plan perfectamente estipulado, efectuado por Björn. Solo fueron cadáveres, la sangre bañando las salas que una vez le vieron crecer, convertirse en lo que ahora eran. No fue más que un centro médico destruido, consumiéndose en el fuego del infierno que era aquel mundo.

Porque ese centro médico no era más que un paraíso, en comparación al infierno del exterior.

[—]

Esus fue una gran opción para comenzar de nuevo, uno de los pocos —si no es que el único— lugar que aún se mantenía en pie, que aún mantenía mínimos rastros de civilización organizada. Un beneficio a ambos hermanos, posibilidades que podrían serles de utilidad, que le entregarían lo suficiente para subsistir en aquel despiadado mundo.

Björn tenía un singular gusto por los lujos, por los privilegios, por el poder que una buena posición pudiera entregarle. Supo con quién relacionarse, como hacerlo, el cómo moverse entre diferentes figuras de poder. Tan bien lo hizo, con tanta facilidad, con una elocuencia y elegancia envidiable, que incluso llego a obtener el favor del presidente. Fue un puesto beneficioso, trabajando en favor de una causa que realmente no le interesaba, poniendo su fuerza y habilidad en beneficio de un orden que le entregaba privilegios; un trato justo.

Fue durante esa época, varios años, en los que se vio a cargo de un niño sin familia. Supo reconocerlo como uno de los hijos de una familia importante, o a menos lo fue; así como supo que esta había desaparecido. Fue interesante, le pareció interesante y fue por eso que le presento solo una opción; vivir o morir. Solo eran esas dos, siempre eran esas dos, sin importar la situación. Al final termino como su estudiante, único ser al que se dignó a instruir en más de un aspecto, a quien le entro o le mostró los medios por los cuales sobrevivir en tan despiadado mundo; por supuesto, con un único método, por medio del sufrimiento y la experiencia. Traumáticas y aterradoras experiencias.

[—]

En la actualidad vive en Belos, el porque es algo que solo él puede saber, los motivos son aquellos que se fueron olvidando con el tiempo. Sin embargo goza de un estilo de vida tan cómodo y lujoso como en Esus, lo que coloca su posición en un enigma constante. Pero, ¿Qué se puede esperar de él?

Volver arriba Ir abajo

Re: BJÖRN DIETRICH || ID

Mensaje por Borko el Sáb 6 Jun - 22:51

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Toxic Ages ::  :: Vampiros

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.